domingo, 6 de noviembre de 2011

La privacidad en la relación de pareja

Si tú o tu pareja intentan controlarse mutuamente, no se respetan como personas. Para convivir armónicamente, hace falta respetar la privacidad del otro.

La inseguridad y los celos no ayudarán a asegurar el amor de nuestra pareja, sino que más bien la harán sentir agobiada y terminarán alejándose. Una comunicación clara nos ayudará a disipar estos temores y dudas.

Si con tu pareja se revisan el correo electrónico o el móvil constantemente; si no toleran que hablen con una persona del sexo opuesto o si están celosos de los amigos o compañeros de trabajo, significa que tienen un problema importante.

En lugar de convivir armónicamente, ambos intentan controlar al otro. Si se han vuelto posesivos y dependientes emocionalmente, significa que hay un problema que deben atender pronto, pues de lo contrario las discusiones y reproches pueden amargar su relación.

Cuando se inicia la convivencia en pareja hay un periodo de adaptación a las costumbres del otro para organizar la vida en común. No obstante, puede ocurrir que en esta etapa uno de los dos busque imponerse.

Lo cierto es que, incluso en pareja, todas las personas necesitan de privacidad propia. En esta situación es fundamental aprender a respetar el espacio del otro.

En primer lugar, sé consciente de que el respeto es la base de cualquier relación personal. Si tú o tu pareja quieren estar juntos, no tienen que cambiar para lograr ese objetivo.

Más bien, necesitan aprender a ser respetuosos y tolerantes con el carácter del otro.

Si tu pareja tiene amigos y hobbies, no esperes que los abandone para estar contigo.

Para poder tener una convivencia respetuosa, es necesario que delimiten un tiempo para pasarlo juntos y también un tiempo para disfrutarlo en actividades propias o salir con sus amigos.

Para convivir armónicamente, hace falta respetar la privacidad del otro.

En cambio, si tu pareja aspira a que cambies, debes hacerle ver con suavidad pero con firmeza que tienes planes, amigos y metas personales que no abandonarás.

Todos esos elementos son parte de quien eres, por lo que te ayudan a desarrollarte como persona. Al volver de tus compromisos coméntale cómo te fue.

Esto ayudará a no crear inseguridad en tu pareja, sino que además podrán compartir un momento juntos para comunicarse.

Si los celos y la dependencia emocional son muy fuertes, se corre el riesgo de perder personalidad propia.

Además, los celos son una manifestación de inseguridad que, en lugar de atraer a tu pareja, le causarán rechazo y puedes más bien impulsarla a serte infiel o a terminar la relación.

Esto se debe a que haces que tu pareja se sienta agobiada al no respetar su individualidad.

Debes mantener tu autoestima, ya que si intentas vivir para otro dejarás de ser un individuo y no te desarrollarás como una persona integral.

Otro elemento fundamental en la convivencia es la confianza. Si no confías, la relación no va a durar porque la confianza es una forma de demostrar tu afecto hacia tu pareja.

Esto no significa que tengas una fe ciega. Si ves algún indicio razonable de que tu pareja no te es fiel, debes hablar del asunto abiertamente y de forma constructiva.
 

Saluditos para Ardeymas.com

La Antorcha de Arde y Más

Nubes De Fotos 3D

. Ardeymas.com Todos Los Derechos son Revervados de ardeyma.com/The Big Apple News 2013/ Diseñada Por Felipe Marte Editor de: Sanahoria.com