domingo, 19 de febrero de 2012

La ausencia de estrógenos provoca en la mujer grandes cambios psicológicos y emocionales

Los estrógenos son hormonas asociadas a la sexualidad femenina que inciden en varios niveles del organismo; su ausencia es un serio problema para las mujeres que se acercan a la menopausia.

Esta carencia produce grandes cambios psicológicos y emocionales, que tienen una explicación química y pueden tratarse médicamente.

El estrógeno es una hormona femenina con funciones muy importantes para el mantenimiento del organismo.

Sin embargo, a medida que se aproxima la menopausia la presencia de estrógenos comienza a disminuir, provocando cambios y ejerciendo un fuerte efecto sobre la mente y el cuerpo de la mujer.

¿Qué hacen los estrógenos?

Sus principales funciones son la regulación del ciclo menstrual, el control del nivel de colesterol y la protección contra hormonas que debilitan los huesos.

Al mismo tiempo inciden en la vida sexual de la mujer (favorecen la estimulación de la libido), en su piel (influyen en la pigmentación) y su figura (distribuyen la grasa corporal).

En la etapa previa a la menopausia (generalmente entre los 35 y 45 años) se producen fuertes cambios en el nivel de estrógenos, alternando períodos de abundancia y escasez.

Al llegar la menopausia su ausencia es cada vez más prolongada, repercutiendo notoriamente en la mujer.

El organismo femenino reacciona frente a la falta de estrógenos produciendo otras hormonas como la folículo estimulante (FSH) y la luteinizante; ambas estimulan la formación de óvulos y la ovulación.

Allí comienzan a mostrarse determinados indicios que ponen de manifiesto la insuficiencia o desaparición de una hormona tan importante.

¿Cuáles son los síntomas de la falta de estrógenos?

Usualmente, la mujer se siente sofocada durante breves períodos de tiempo (varias veces al día), experimenta cambios en la piel (las arrugas se forman con mayor facilidad y la piel pierde suavidad) y modificaciones en su figura (la grasa existente es redistribuida, ocasionando posibles aumentos de peso).

Otros efectos más serios causados por la ausencia de estrógenos: aparición de inconvenientes cardíacos e intensos dolores de cabeza (jaquecas), pérdida de lubricación vaginal y presencia de osteoporosis.

También pueden producirse pérdidas de memoria y alteraciones bruscas en el humor, quizás una de las consecuencias más populares de la menopausia.

¿Existen tratamientos para la falta de estrógenos?

Sí, la carencia de este tipo de hormonas y el advenimiento de la menopausia en particular han sido abordados tanto por la medicina tradicional como por la llamada “medicina alternativa”.

Es así que podemos encontrar tratamientos en base a suplementos y hormonas sintéticas como otros que se centran en productos y técnicas naturales.

La terapia de sustitución o reemplazo hormonal (TSH), por ejemplo, es un tratamiento donde se administran fármacos cuya composición incluye estrógenos, progesterona (otra hormona asociada a la vida sexual femenina) y en algunos casos, testosterona.

Aunque la finalidad es minimizar las consecuencias de la carencia de estrógenos, se ha demostrado fehacientemente la existencia de efectos nocivos, como cáncer de mama, afecciones cardíacas y disfunciones hepáticas.

Si bien la TSH puede ser perjudicial a largo plazo, es una de las soluciones más eficaces para los síntomas de la falta de estrógenos.

La terapia puede ser complementada con una dieta rica en vitaminas para obtener energía y ejercicios físicos para mantener la figura. Fuente: Tu Guía Sexual
 

Saluditos para Ardeymas.com

La Antorcha de Arde y Más

Nubes De Fotos 3D

. Ardeymas.com Todos Los Derechos son Revervados de ardeyma.com/The Big Apple News 2013/ Diseñada Por Felipe Marte Editor de: Sanahoria.com