domingo, 2 de noviembre de 2008

Cómo aprender a sobrellevar las relaciones sexuales con su pareja durante el embarazo

VIDA Y SALUD

Sólo para Papá

Relaciones Sexuales
Durante el Embarazo

Si piensa como muchos otros hombres, posiblemente considere que la palabra “placer” no combina muy bien con la frase “ relaciones sexuales durante el embarazo”.

Aunque su compañera esté interesada en tener relaciones íntimas durante el embarazo, ya dejó de ser tan simple.

Realizamos una encuesta entre numerosos hombres para saber qué sienten sobre este tema importante y éstos son comentarios típicos que hicieron docenas de futuros papás.

Aunque algunos hombres temen tener relaciones con su compañera embarazada.

Mi esposa tiene casi seis meses de embarazo y todavía tenemos relaciones íntimas... pero estoy llegando al punto de que cuanto más se le nota el embarazo... más temor siento.

Después de haber perdido dos embarazos, evito tener relaciones sexuales con mi compañera hasta pasar el primer trimestre. Sé que se supone que el coito no daña al niño por nacer, pero estoy preocupado. No puedo evitar sentir que no debería estar adentro de ella, es decir, tan cerca del bebé y todo eso.

Muchos futuros papás sienten preocupación de que las relaciones sexuales durante el embarazo puedan ser perjudiciales. Temen que el coito lastime al bebé o que cause la pérdida del embarazo.

Algunos tienen miedo de que el bebé “sepa” que están teniendo relaciones sexuales. Otros se preocupan de que su compañera se sienta molesta o dolorida. Esas preocupaciones son muy comunes y totalmente normales.

Afortunadamente, a menos que el profesional médico les indique lo contrario, tener relaciones sexuales durante el embarazo está perfectamente bien en la mayoría de las parejas. Dejen que el placer y la comodidad los guíe.

Si alguno de ustedes no se siente física o emocionalmente bien con algo, entonces cambien lo que están haciendo. Y si tienen preguntas, hablen con el profesional médico.

Si el embarazo de su compañera es de alto riesgo, debe tener un poco más de cuidado. Pregunte al profesional médico si pueden tener relaciones íntimas. En ocasiones se le aconseja a algunas parejas evitar el coito durante todo el embarazo o parte de éste.

En cuanto al bebé, éste no tiene idea de lo que mamá y papá están haciendo porque está bien protegido por el colchón de líquido amniótico del útero y por el abdomen de la mamá, así que no se lo puede lastimar.

Mientras otros deben aguantar sin tener relaciones sexuales.

¿Es normal que las mujeres pierdan el deseo sexual cuando están embarazadas? Antes del embarazo, nuestra vida sexual era increíble.

Desafortunadamente para mí, el cuerpo de mi mujer que va cambiando es bellísimo y me excita, pero ella no quiere tener relaciones... me frustro y ella cree que no entiendo y que no la apoyo.

Si no tiene ganas, no me importa sabiendo que hay un buen motivo que explica la falta de entusiasmo de ella.

Es cierto que muchas mujeres no están muy interesadas en las relaciones sexuales durante el embarazo. El agotamiento, las hormonas descontroladas, los pechos doloridos y ver que su cuerpo se va ensanchando son factores que pueden suspender el deseo sexual de la mujer embarazada.

Sobrellevar la falta repentina de relaciones sexuales en una relación que anteriormente era gratificante pone a prueba aun el espíritu de los hombres más fuertes.

No parece que fuera justo porque no lo es. Pero es posible que, por un tiempo, la realidad sea postergar la vida sexual.

¿Entonces qué puede hacer para sacarle el lado positivo a la situación? En primer lugar, debe ser franco consigo mismo y con su compañera y decirle que esta situación es difícil para usted. Si usted no comunica la frustración y resentimiento sobre las relaciones íntimas (o la falta de estas), entonces otros aspectos de su relación sufrirán.

Y como la solución es mejorar su vida sexual, ¿por qué no hablar del tema de manera abierta y con mucho amor? Quizás si su compañera sabe cómo se siente usted, puede idear soluciones que les convengan a ambos.

Hablar de lo que ambos necesitan y les preocupa los ayudará a acercarse emocionalmente, lo cual es un paso muy importante para lograr una vida sexual gratificante.Consuélese también al saber que la mayoría de las parejas reanudan su vida sexual activa dentro del primer año de vida del bebé.

Tendrá que esperar a que el médico examine a su compañera unas semanas después del parto antes de reanudar las relaciones sexuales y quizás pasen otras semanas más antes de que ella se sienta lista (en especial si no duerme bien, si está amamantando o si no se siente a gusto todavía). Eso es normal también y usted deberá tener paciencia.

Pero mantenga su buen estado de ánimo, su sentido del humor y trate de actuar pensando que, juntos, probablemente encuentren la forma de volver a sonreír nuevamente.

Pero los hombres más afortunados se sienten encantados con los cambios que el embarazo aporta a la vida sexual. Mi novia está por tener a nuestro primer hijo en un mes. Me siento tan atraído a ella en su octavo mes de embarazo. Sus pechos grandes, su pancita grande me excita. ¿Es normal?

Estamos en la semana 25 de embarazo y mi mujer me está dejando agotado.
Hay una nueva pasión increíble entre nosotros que no sé cómo describir. El embarazo parece sacar a flor de piel todo lo que sentimos interiormente. Jamás me hubiera imaginado algo tan satisfactorio.

Algunas mujeres descubren que el embarazo les despierta el deseo sexual con más frecuencia que antes del embarazo. A los hombres no les importa exactamente por qué, pero ese deseo sexual intensificado es el resultado de las hormonas desatadas. Para algunas mujeres, la nueva voluptuosidad es un factor que las hace sentir más sexy que nunca.

La mayoría de los hombres encuestados sentían gran entusiasmo ante los cambios físicos de su pareja, así como por la mayor frecuencia y calidad de la vida íntima a raíz del embarazo. Muchos de esos futuros papás advirtieron que es preciso adaptarse al ir avanzando el embarazo.

Las posiciones que surtían efecto antes del embarazo y a principios de éste pueden resultar incómodas o incluso riesgosas en los últimos meses del desarrollo del bebé.

Por ejemplo, la mujer no debe acostarse boca arriba durante períodos prolongados después del cuarto mes de embarazo porque el peso del útero presiona demasiado los principales vasos sanguíneos del cuerpo.

Por suerte, hay muchas alternativas a las posiciones tradicionales, como acostarse de costado o que la mujer esté arriba. Sea creativo e intente con su pareja buscar la solución que mejor surta efecto para ustedes.

¿Qué debe hacer el papá?
Casi todas las mujeres embarazadas consideran que, cuanto más dedicado y atento sea su compañero, más sexy e irresistible será. Estas son algunas formas en que los futuros papás pueden ayudar

Acuda a la mayor cantidad de visitas prenatales posible y haga preguntas.
Ayude a la mamá a seguir una dieta saludable y a hacer ejercicios. Salir a caminar juntos todos los días le dará la oportunidad de hablar de lo que sienten.

Si fuma, no lo haga en la casa o cerca de la mamá. Ayúdela a dejar de fumar si ella lo hace.

Vaya a clases de educación para el parto con su compañera. Si sabe lo que sucederá, entonces será más fácil sobrellevar el parto y alumbramiento. Lea lo más que pueda sobre bebés y el embarazo.
 

Saluditos para Ardeymas.com

La Antorcha de Arde y Más

Nubes De Fotos 3D

. Ardeymas.com Todos Los Derechos son Revervados de ardeyma.com/The Big Apple News 2013/ Diseñada Por Felipe Marte Editor de: Sanahoria.com